Carlos González Vallés (escritor):

"Escribí este libro en la India, en lengua gujaratí, que es una de las lenguas principales de la India, el año del centenario de Gandhi (1969). Él mismo eragujaratí, es decir, nativo del Estado del Guajarat, al noroeste de la India, donde yo viví muchos años. En esa lengua escribió él su autobiografía que luego, su secretario, Mahadev Desi tradujo al inglés, para posteriormente traducirse a todas las lenguas del mundo. Ahora yo mismo he traducido mi libro sobre Gandhi del gujaratí al español, siendo fielmente el original y conservando las alusiones a hechos entonces recientes, aunque ya haya pasado algún tiempo desde que transcurrieron. Las enseñanzas de Gandhi sobre la no-violencia, selladas con su muerte, nos son cada vez más necesarias, por el resurgir de la violencia en nuestro días: terrorismos y guerras que nos tocan de cerca y de lejos. Más íntimamente, sus enseñanzas nos ayudan a controlar los brotes de violencia que todos llevamos dentro: enfados, secretos, ira, mal genio.... Todos necesitamos a Gandhi."

 

Programa
Lugar: Jardín Botánico Córdoba
Día: 18 de Mayo de 2013
Hora: 18:30 h
18:30 Presentación y Bienvenida: Luis de Lara, Rafael Jaén y Herminio Membrives
18:45 Leandro Sequeiros: Presentación del libro desde la vertiente espiritual
19:15 Julio Anguita: Presentación del libro desde el punto de vista sociológico
19:45 Carlos González (Autor): Motivaciones para escribir el libro. Colquio y firma de libros

Carta posterior al Evento

Valoraciones finales hechas por Luis de Lara, voluntario de Hamor y coordinador del evento.

Estima@s amig@s:

"Hamor" se ha propuesto que hamemos y esa propuestas no hay que desaprovecharla. Parto de lo que para mi va siendo un axioma: para saber amar hay que saber amarse. Como veis, la cosa empieza a complicarse. Saber amarse, incluso su sintaxis resulta chocante.
Mi propuesta es "convocar" a Gandhi. Es decir: traer a ese referente humano a nuestra vida, hasta que se nos impregne más allá de la médula; despacio. Pasito a paso.
Gandhi está siendo para mi, a medida que lo voy estudiando, el portador del testigo de los grandes Maestros. Esos seres que han venido a decirnos como vale la pena vivir en el planeta Tierra, haciendo que cada momento esté lleno de sentido y el interés avale a cada instante.
Despertarse cada mañana descansad@s porque el sueño ha sido de verdad reparador y con nuestro centro de gravedad en su sitio, produce gratitud. Saber que el tiempo lo vamos a hacer nuestro y lo vamos a colocar en cada cosa, ajustado a lo que hagamos, porque va a estar guiado por nuestro propósito, produce entusiasmo. Terminar la jornada, quizás cansad@s por haber realizado casi todo, o algo de lo que se tenía que hacer, produce paz. Esto es lo que os propongo.
Cada faena requiere una herramienta específica.
Considero que vivir es una "faena" (y lo es); pero usando una herramienta Maestra y teniendo al alcance otras adecuadas a cada situación, se convierte como digo, en algo apasionante.
Gandhi bebe de varias religiones y sintetiza. Eso, para los que no tenemos una religión pero buscamos religarnos, hacer redes y enredarnos, es muy útil. Nos atrae.
Gandhi creo que nos da el testigo, como ya dije, en su carrera de relevos por las distintas religiones que conoce, de la búsqueda de la verdad. El la plasma en cada situación que aparece en su vida. El relevo lo toma del Maestro Jesús.
La cantera de donde saca su enorme energía su constante fuerza, es la búsqueda de la verdad.
Si nosotr@s personalmente, en cada cosa que realizamos, o en cada decisión que tomamos, tratamos de colocar nuestra verdad, estamos orientados. Tenemos el norte que escogió Gandhi.
Si lo trasladamos esto a la esfera social: buscar la verdad que debe tener cada situación... después del "schok," veremos que necesitamos prepararnos, aleccionarnos.
La verdad es un concepto subjetivo. Como tal hay que llenarlo de objetividad. Gandhi emplea tres cuartas partes de su vida en este empeño. La metodología que usa para esta búsqueda, se basa en la no violencia. Es decir: violencia nada. Energía: toda.
Su obra "La historia de mis experimentos con la verdad" debe ser un hermoso ejemplo de como se hace el Hamor a la sociedad.
Pero si bien a Gandhi se le conoce por su labor político-social, la energía y operatividad que le podemos encontrar en el plano subjetivo, es inmediata y puede ser paulatinamente inmensa; (además de imprescindible si se quiere explicitar a lo social).
Así pues, vamos a empezar pasito a paso, viendo una gran película sobre él, después, nos apuntamos para estudiar su evolución y como mejor convengamos, intercambiaremos lo que nos va sucediendo al colocar "la verdad" en nuestro hacer cotidiano.

Sábado, a las 18,00h en "El Quiñón".
La película es larga, unas 2h. Después coloquio y posteriormente posibilidad de iniciar un grupo de estudio e intercambio.

Un abrazo.

Luis.

 


Zona Voluntarios

Introduce tus datos para tener acceso.

Si no eres voluntario, crea una cuenta. Tardas 30 segundos.